La desigualdad social que prevalece en Puerto Rico ha provocado un aumento en la incidencia de problemas sociales que afectan adversamente principalmente a la mujer. El factor común para la mayoría de las mujeres es la pobreza. La crisis económica que Puerto Rico atraviesa actualmente ha hecho que estos problemas sociales que experimenta la mujer como resultado de la pobreza resulten más palpables. A medida en que se expande la brecha entre las clases socioeconómicas en Puerto Rico como resultado del reducido poder adquisitivo—, más se deteriora la calidad de vida en los hogares de los sectores que se encuentran bajo el nivel de pobreza.

Una reciente radiografía de este problema lo discute la socióloga Marcia Rivera en su artículo del 2018, “Pobreza y desigualdad: el complejo nudo de la crisis puertorriqueña”, en el cual ella sentencia que “las desigualdades se construyen día a día a través de políticas, programas, conductas individuales y colectivas”. Aun cuando la conducta individual puede fomentar la inequidad, la desigualdad es una condición socioeconómica colectiva que afecta a amplios sectores, independientemente de las características de las personas que los componen.

Uno de los grupos poblacionales más vulnerables y afectados debido a los problemas económicos que aquejan a la sociedad puertorriqueña es el de la mujer, que suele recibir menor paga por igual trabajo, ocupar las posiciones menos remuneradas tanto en el sector público como en el privado y tiende a ser única jefa de familia. Muchas de estas mujeres son madres solteras.

El Instituto del Desarrollo de la Juventud publicó en su página electrónica que durante el periodo de 2012 a 2016, en Puerto Rico, el 69.6% de los hogares con menores de 18 años en estado de pobreza eran dirigidos por madres solteras. Este dato varía muy poco del provisto por la Oficina del Negociado del Censo federal. Según las estadísticas publicadas en el Informe de Progreso del Comité de Reto Demográfico del 30 de junio de 2017, el 68.3% de los hogares con menores de 18 años que están bajo nivel de pobreza son dirigidos por madres solteras. Esta cifra representa un panorama que revela una categoría de pobreza que agrava la desigualdad por género. Toda vez que la mujer es el sector poblacional por género más propenso a la pobreza, la vulnerabilidad de las madres solteras representa una mayor vulnerabilidad para la mayoría de los niños que viven dichas condiciones de exacerbada pobreza.

Según la psicóloga Naychaly Rivera Nieves en un reportaje del rotativo Primera Hora, la categoría de madre soltera obedece a varios motivos. Algunos de estos son la viudez, haber sido víctima de violencia de género, los embarazos no deseados durante la adolescencia y el abandono por parte del compañero o esposo. Un dato estadístico que confirma la complejidad del escenario económico de las madres solteras es que el 80% de los hogares en que las mujeres son las jefas de familia reciben ayudas del Programa de Asistencia Nutricional (PAN) y en la mayoría de ellos residen niños con necesidades de cuidados especiales.

Según Rivera Nieves: “muchas veces [las mujeres] no son consideradas para posiciones de mayor responsabilidad, precisamente por ser madres solteras que tienen una gran responsabilidad hacia sus hijos”. Este planteamiento evidencia el tipo de discrimen por género en el escenario laboral que, a su vez, incide en el círculo vicioso de la desigualdad y la pobreza.

Las madres solteras enfrentan desafíos permanentes para los que existen pocos remedios. Tienen que cumplir con las responsabilidades de custodia de los hijos y de ser las proveedoras del hogar, lo cual resulta aún más complicado económicamente cuando requieren de cuidados especializados. Estos desafíos pueden tener impactos nocivos en la mujer a nivel mental, emocional, físico y social. Además de que se convierten en círculos viciosos que no se logran romper como resultado de las barreras de género que agravan la desventaja de desigualdad que experimentan.

Las desigualdades sociales en Puerto Rico representan un reto. El panorama provocado por la crisis económica en la que la isla está sumergida agrava los síntomas y auguran un deterioro mayor, sobre todo, en lo sectores como el de las madres solteras.

Barceló Jiménez, Josefina. “Criar sola tiene grandes desafíos”. Primera Hora [Guaynabo, PR], 3 nov. 2017, http://www.primerahora.com/estilos-de-vida/madres/nota/criarsolatienegrandesdesafios-1211075/

Informe de Progreso. Comité de Reto Demográfico. Junta de Planificación de PR, 30 jun. 2017, http://puertoricotequiero.com/wp-content/uploads/2017/07/Iinforme-Progreso-de-Reto-Demografico-Jun-30-.2017.pdf

Rivera, Marcia. “Pobreza y desigualdad: el complejo nudo de la crisis puertorriqueña”. El Nuevo Día, 27 abril 2018, https://www.elnuevodia.com/opinion/columnas/pobrezaydesigualdadelcomplejonudodelacrisispuertorriquena-columna-2418082/

 

Related Entries

Este artículo también está disponible en: English

Comente

La Fundación Puertorriqueña de las Humanidades agradece los comentarios constructivos que los lectores de la Enciclopedia de Puerto Rico nos quieran hacer. Por supuesto, estos comentarios son de la entera responsabilidad de sus respectivos autores.