CARIBE / Pensamiento político, corrientes políticas e ideología política
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Movimiento Nueva Joya.
Pero sin duda, ningún evento ha marcado el rumbo de las luchas político-ideológicas de la región caribeña en la historia reciente como la Revolución cubana del 1959. Desde el 1959, la lucha ideológica y militar entre, por un lado, un Gobierno revolucionario cubano interesado en promover una ideología marxista conservadora y llevar la revolución a otros países caribeños y latinoamericanos y, por otro lado, un Gobierno norteamericano interesado en contrarrestar la influencia soviética y la ideología marxista de la región —bajo la política de NIMBY (not in my backyard, o “no en mi patio trasero”)—, han salpicado de manera inevitable la vida política-ideológica de la región caribeña en su totalidad. Y desde 1959, ambos bandos ideológicos se mantienen vivos y en pie de lucha. El Gobierno de EE. UU., por su parte, ha permanecido activo en la región, aunque la última incursión militar de envergadura, y relacionado con el conflicto ideológico, fue la invasión de la isla de Granada en 1983. De hecho, la invasión de Granada fue la primera gran operación realizada por el ejército de EE. UU. desde la guerra de Vietnam.

En 1979, un movimiento comunista llamado New Jewel (Nueva Joya) —acrónimo ingles de "new joint endeavor for welfare, education, and liberation", que traducido al español significa "nuevo esfuerzo unido para el bienestar, la educación y la liberación"—, liderado por Maurice Bishop (un líder comunista, pero cuyo pensamiento se entrelazaba con ideas de la lucha de los Negros o Black Power), derrocó mediante un golpe de estado al Gobierno de Eric Gairy. Una vez en el poder, Bishop estrechó los lazos de unión con Cuba, invitando a batallones de construcción cubanos al país para ayudar con las tareas de construcción de un nuevo aeropuerto internacional, llamado Point Salines, de 9,800 pies cuadrados. El Gobierno de los EE. UU. estaba preocupado por la dirección marxista de Bishop, y veía la construcción de dicho aeropuerto como una amenaza para las rutas que cubren el canal de Panamá y el mar Caribe, así como un posible vínculo para el transporte de armamento militar soviético a Cuba y Nicaragua (en ese momento bajo Gobierno comunista). Para el presidente de Estados Unidos en ese momento, Ronald Reagan, de fuerte convicciones anticomunistas, la idea de la construcción del aeropuerto resultaba inaceptable. En marzo de 1983, Reagan advirtió que la longitud de la pista de Point Salines era más propia para el aterrizaje de grandes naves de transporte militar, que los grandes tanques de almacenamiento de petróleo anexos a las instalaciones eran innecesarios para los vuelos comerciales, y que el aeropuerto se convertiría con toda seguridad en una base aérea cubano-soviética. Pero EE. UU. no podía rechazar el indudable apoyo popular que tenía Bishop, por lo que no pudieron actuar contra él o derrocarlo por medio de las urnas. Aun así, Bishop no era suficientemente radical en sus ideas izquierdistas para algunos de los miembros del movimiento, entre ellos Bernard Coard, su asistente personal y amigo cercano. En octubre de 1983, Coard, con el apoyo del Ejército, derrocó a Bishop en un golpe de Estado, ejecutándolo a él y a un centenar de miembros de su círculo cercano, lo que llevó a los Estados Unidos a intervenir en Granada, bajo la operación militar Operación Furia Urgente, acabando con el nuevo régimen tan solo seis días más tarde. El 25 de octubre de 1983 a las 5:00 a.m., 7,000 soldados del ejercito de los EE. UU., junto con 300 soldados de la Organización de Estados del Caribe Oriental (Organization of Eastern Caribbean States, o OECS por sus siglas en inglés) y en especifico de Barbados y Jamaica, desembarcaron en Granada y se enfrentaron a 1,500 soldados granadinos y 700 cubanos (la mayoría de ellos empleados de la construcción e ingenieros militares). En pocos días, el Gobierno revolucionario fue derrocado por la fuerza. Las fuerzas militares estadounidenses sufrieron 19 víctimas mortales y 116 heridos. Granada sufrió 45 muertes militares y, también, al menos 24 civiles, junto con 358 soldados heridos. Cuba tuvo 25 muertos en acción, con 59 heridos y 638 tomados prisioneros.

También, durante el Gobierno del presidente Ronald Reagan, la lucha ideológica se extendió hasta Nicaragua, donde un grupo guerrillero de ideología marxista había derrocado al dictador proamericano Luis Somoza Debayle en 1979. En este caso, la intervención militar se realizó de forma indirecta, mediante la financiación del grupo contrarrevolucionario conocido como los contra.

Más allá de las intervenciones militares o de inteligencia en la zona, las iniciativas en las luchas ideológica en la región caribeña no se han limitado a lo militar, y tanto EE. UU. como Venezuela han adoptado iniciativas de tipo económico, principalmente dirigidas a crear empleos en la región y disminuir la pobreza, como mecanismo para combatir la ideología opuesta. Estados Unidos, por ejemplo, creó en 1983 la Iniciativa de la Cuenca del Caribe (Caribbean Basin Initiative, o CBI por sus siglas en inglés), en que se establecía una zona de libre comercio entre 24 países de la cuenca caribeña, con beneficios arancelarios que equiparaban con los alcanzados por México y Canadá bajo el Tratado de Libre Comercio (TLC). El Gobierno de Hugo Chávez en Venezuela, por su parte, también ha tomado iniciativas de índoles económicas para adelantar la causa socialista, como lo son los acuerdos de Petrocaribe: un acuerdo de cooperación energética entre Venezuela y 14 países de la cuenca caribeña, firmado originalmente en 2005, bajo el cual Venezuela permite que los países suscritos compren hasta 185.000 barriles de petróleo por día, y bajo términos de financiamiento preferente.





Autor: Luis Galanes
Publicado: 31 de mayo de 2012.


Página: 1, 2,




Version: 12050505 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?