Cultura Popular / Datos históricos sobre la celebración de carnaval en Puerto Rico
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Carnaval de Ponce
Los carnavales han formado parte del folclor de Puerto Rico desde la primera mitad del siglo XIX. Originalmente, eran de carácter religioso, pues, como anticipación a la Cuaresma, se consumía carne por última vez. Con el pasar del tiempo el carnaval, ha ido perdiendo su esencia religiosa. Actualmente se realizan fiestas de pueblo en diferentes fechas del año que llaman carnavales y que conservan los elementos más tradicionales como los vejigantes, las máscaras y las comparsas.

En Puerto Rico, los primeros carnavales se celebraron en la tercera década del siglo XIX. Tuvieron su precedente en los bailes de máscaras o mascaradas callejeras del día de San Pedro, las cuales fueron instituidas bajo el gobierno de Miguel de la Torre (1822-1837) con el propósito de distraer a la población de las revoluciones que se estaban dando en las colonias de España, conocida posteriormente como la Revolución Atlántica.

Tradicionalmente, en la madrugada del día en que se iniciaba la festividad, un grupo de músicos caminaba por las calles interpretando música jíbara; a esto le llamaban alboradas. Durante el día, se realizaba el desfile del Rey Momo, junto a los vejigantes, cabezudos y comparsas. Además, hacían las estudiantinas o comparsas de estudiantes, quienes pedían donaciones para costear sus estudios. La fiesta concluía con la caída del sol.

A través de la actividad, las calles eran invadidas por una festiva multitud que vestía con disfraces y desfilaba por las calles bailando y entonando canciones y coros. Algunos de los participantes, desde los balcones, la emprendían contra los viandantes, lanzándoles comestibles, aguas y objetos. Además, amarraban vejigas de cerdo infladas de aire a una vara y acometían a los transeúntes entonando el estribillo: ‘Vejigante a la boya, pan y cebolla! o ¡Vejigante está pinta’o de verde, amarillo y colorao! De aquí, la tradición conocida como los vejigantes. Más tarde, el confeti y las serpentinas de papel sustituyeron los huevos, las frutas podridas y las aguas sucias que eran lanzados a los caminantes. En el carnaval del Viejo San Juan, la gente caminaba desde el Arsenal de La Puntilla hasta el barrio Ballajá; éste se celebraba, según la tradición Medieval, tres días antes de empezar la cuaresma.

Con los años, la fiesta pasó a celebrarse, también, en clubes sociales y casinos, donde se elegía la reina del carnaval. En la primera década del siglo XX, en San Juan, se llevaban a cabo el Carnaval del Casino Español y el Carnaval de los Artesanos. También, se acostumbraba celebrarlos en Mayagüez, Ponce y Aguadilla. La reina electa salía el domingo a pasear en su carroza, decorada con algún tema alegórico, como por ejemplo Las mil y una noche, hasta la plaza de recreo, donde la esperaba la gente del pueblo.

En la década de 1920, decayó la celebración y para mediados de la década del 1930, se retomó la tradición, ya que el gobierno estimó que era útil para fomentar el turismo. Bajo esta premisa, se solicitó ayuda económica a los comerciantes e industriales para costear el montaje y preparación de la festividad. Para mediados del siglo XX, se introdujo en las fiestas el calipso de las Islas Vírgenes: las comparsas eran acompañadas de un steel band. Poco después, el calipso fue sustituido por música típica (jíbara) que era acompañada por los barriles metálicos propios del ritmo caribeño vecino. Eventualmente, volvieron a integrarse los instrumentos típicos: güiro, maracas, guitarra, tiples y congas.

En la actualidad, algunos pueblos conservan la tradición del carnaval, aunque con algunas variaciones. Las alboradas y las estudiantinas ya no se celebran, aunque sí los otros componentes.

Referencias:

Canino, Marcelino. La Gran Enciclopedia de Puerto Rico, Tomo Folklore. Editor Vicente Báez, San Juan: Puerto Rico en la mano y La Gran Enciclopedia Inc, Primera edición, 1976. Impreso

Richard de Cancio, Haydée E. Ph.D. Los carnavales de ayer. En línea

De Hostos, Adolfo. Historia de San Juan ciudad murada. San Juan: Instituto de Literatura Puertorriqueña, 1969. Impreso

Abreu, Sara E. 300 años de la defensa de Arecibo por el capitán Correa Las fiestas carnavalinas en Puerto Rico: Un recuento de las fiestas del ayer. En línea



Autor: Grupo Editorial EPRL
Publicado: 30 de abril de 2010.

Version: 10042704 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Enlaces Externos
Museo de Barrio
Carnaval de Ponce
A Vision of Puerto Rico The Theodoro Vidal Collection
La FPH no se hace responsable por el contenido de enlaces externos.