Medios y Comunicaciones / Breve historia de la televisión en Puerto Rico
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
El hijo de Ángela María
La televisión en Puerto Rico tiene sus inicios en 1954 con la creación de WKAQ Telemundo, canal 2, y WAPA, canal 4. Este acontecimiento, al igual que el cine y la radio -que habían llegado a la Isla en la década de 1910 y 1920- respectivamente, fueron factores importantes para la diseminación de información y contribuyeron a la creación de una cultura de masas. Los programas televisivos de variedades y comedias, así como las telenovelas, se convirtieron en fuente de entretenimiento para el pueblo. Los actores que participaron en estos programas se consideraban figuras públicas reconocidas y admiradas por el público televidente.

A finales de la década del cuarenta un grupo de empresarios de las comunicaciones, comenzaron a solicitar las licencias pertinentes para lanzar las primeras imágenes televisivas puertorriqueñas. Sin embargo, el proceso se retrasó debido a que la agencia federal a cargo de regular las comunicaciones, la Federal Communications Commission (FCC), había detenido en 1948 la otorgación de permisos a todos las jurisdicciones federales mientras resolvían problemas de interferencia, asignación de canales y otros asuntos técnicos. Los primeros dos empresarios en iniciar las gestiones para desarrollar la televisión en Puerto Rico fueron Angel Ramos, dueño de las empresas El Mundo, y José Ramón Quiñones, propietario de WAPA Radio, el nombre de esta estación representaba las siglas de la Asociación de Productores de Azúcar.

No fue hasta el 28 de enero de 1954 que la estación de Angel Ramos, WKAQ Telemundo, canal 2, comenzó a enviar transmisiones de prueba y hasta marzo del mismo año cuando finalmente se transmitió programación regular. En el transcurso de ese mismo mes del 1954, la segunda estación televisiva, WAPA, canal 4, comenzó sus trasmisiones de pruebas, mientras que la programación regular dio inicio en mayo del mismo año.

Estos dos canales han sido, hasta el presente, los de mayor audiencia y permanencia en el gusto del público televidente. Con el paso de los años fueron surgiendo otras estaciones televisivas. En 1958, surge la estación pública creada por el gobierno, WIPR, canal 6, siendo la primera estación educativa de Latinoamérica. El canal siete surgió en 1958, primero como WRIK en Ponce. En 1979, Tommy Muñiz adquiere este canal y lo bautiza WLUZ, el cual estuvo en el aire hasta 1985, cuando lo vendió. En 1960, surgió WKBM Teleonce, canal 11. Tras enfrentar problemas económicos, este canal cerró en 1981. Cinco años después, Lorimar Telepictures, subsidiaria de NBC, lo adquirió y le cambió el nombre a WSII.

La programación inicial de los canales 2 y 4, transmitida desde las 4:30 p. m. hasta las 10:30 p. m., consistía, por lo general, en comedias, shows de variedades y de cocina, noticias y películas, en su mayoría mexicanas. Muchos de los programas de mayor audiencia de la radio pasaron a la televisión, tales como “El colegio de la alegría” de Tommy Muñiz. Entre las comedias y programas de las primeras décadas de la televisión, se encuentran La Taberna India, en la que participaba Ramón Rivero, mejor conocido como “Diplo”, El show del mediodia y El Profesor Colgate, que contaba con la actuación de José Miguel Agrelot y Tommy Muñiz, quien a su vez fungía de productor. Además, se doblaban programas de Estados Unidos como Súperman y La ley del revólver.

Los programas humorísticos y de variedades fueron y siguen siendo populares entre la audiencia. Durante la décadas del 60 y 70, se produjo Ja-já, ji-jí, jo-jó con Agrelot (1968-1973), Esto no tiene nombre (1969-1979) y Los García (1975-1981), entre otros. Para finales de la década de los ochenta, comienza a verse un cambio en los programas de la televisión local. Surgen comedias de corte más atrevido como Sunshine’s Café y No te duermas, así como programas de entrevistas como El show de Carmen Jovet y de juegos , como Súper Sábados.

La primera telenovela que se realizó en Puerto Rico fue Ante la ley, la que comenzó a transmitirse el 22 de agosto de 1955 por el canal 2 y en la que actuaron Esther Sandoval, Mona Marti, Lucy Boscana y Walter Busó, entre otros. Sin embargo, es durante los años 70 que este género cobra mayor apogeo. Algunas de las producciones de entonces, incluyen Tomiko, con Angela Meyer y Rolando Barral, La mujer de aquella noche con Braulio Castillo y Gladys Rodríguez y el El hijo de Angela María, con Johanna Rosaly, Rolando Barral y Ema Rosa Vicenty.

En 1978, inició Cristina Bazán, una producción que produjo Telemundo en colaboración con Radio Caracas Television de Venezuela. Esta telenovela, protagonizada por la puertorriqueña Johanna Rosaly y el venezolano José Luis Rodríguez, fue de gran popularidad tanto en Puerto Rico como en el resto de Latinoamérica. A partir de entonces, la producción de telenovelas locales fue disminuyendo, hasta que en 1990 finalizó Aventurera, con Sully Díaz y Carlos Vives. A partir de esa época, las producciones vienen de otros países como México, Venezuela y Brasil o de la industria de producción de telenovelas de Miami.

Los principales canales han cambiado de dueño en múltiples ocasiones a través de los años. A partir de finales de los ochenta, han surgido canales de menor audiencia de programación musical o religiosa, entre otros, también se han creado otros dos canales educativos. En 1985, la Fundación Ana G. Méndez creó WMTJ, canal 40, una estación educativa que además de presentar noticias, cursos televisados y programas de asuntos de la actualidad, está afiliada a la PBS (Public Broadcasting Service), televisión pública de Estados Unidos; en 1994, la Universidad del Sagrado Corazón creó el proyecto TeleSagrado, el cual en sus inicios fue un sistema de televisión por circuito cerrado y a partir del 2000, crea distintas alianzas con otras compañías de televisión de cable, para transmitir eventos, sesiones y vistas públicas de la Cámara y el Senado, así como varios programas educativos dirigidos a la familia y a la juventud.

En la actualidad, la tecnología de transmisión ha cambiado de análoga a digital. Además, han proliferado las compañías de televisión por cable y por satélite. Sin embargo, los canales locales pueden también verse en estos sistemas.



Autor: Grupo Editorial EPRL
Publicado: 12 de septiembre de 2014.

Version: 10012601 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Enlaces Internos
Carbia, Awilda
Castillo Cintrón, Braulio
Medios de comunicación en Puerto Rico, tecnologías y narrativas de tres siglos
Enlaces Externos
Televisión boricua
El hijo de Ángela de María
La FPH no se hace responsable por el contenido de enlaces externos.