Municipios / Lares: Antigua hacienda La Lealtad
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Antigua hacienda La lealtad
La hacienda La Lealtad, también conocida como La Paragua, es una antigua hacienda cafetalera ubicada en el barrio La Torre del municipio de Lares. Durante el régimen colonial español, esta hacienda fue una de las principales productoras de café de la región. En la actualidad, muchas de las estructuras originales aún se mantienen en pie.

La arquitectura de la hacienda La Lealtad era típica del siglo XIX. La vivienda del hacendado, conocida como casa grande o casona, fue construida de madera del país con cimientos de ladrillo. El techo, a dos aguas, fue completado en planchas de zinc. En la planta baja, se encontraba la tienda o despacho, así como los almacenes y el garaje para el coche. En otro edificio, de dos plantas con balcón, se guardaba la maquinaria. Frente a éste, se construyó un aljibe de ladrillo, del cual todavía permanecen allí algunas partes.

El glácil, ubicado frente a las estructuras principales, está construido en mampostería y mide 100 pies de largo y 50 de ancho. En este espacio, se encuentran unas ruedas de madera con las que se pilaba el café, así como una antigua despulpadora manual de disco. Bajo el glácil, se encuentran unas bóvedas que miden 10 pies de profundidad, 5 de ancho y 6 de alto. En éstas, se almacenaba el café. Frente a la casona, a modo de decoración, aún se encuentra la rueda hidráulica con la que se producía energía para mover la maquinaria de la hacienda.

En 1868, los esclavos y jornaleros que trabajaban en la hacienda La Lealtad participaron del Grito de Lares, revolución campesina que se llevó a cabo en este pueblopueblo: los vecinos interesados en fundar un pueblo debían otorgarle el poder a una o más personas que los representarían ante el gobernador y vice-patrono real. Esta persona podía autorizar la fundación y la constitución de una parroquia. Los poderdantes debían ser mayoría en un territorio y mayor de diez. Una vez promovido el expediente el gobernador designaba un capitán poblador que tendría la representación de los vecinos y uno o más delegados generalmente miembros de los cabildos vecinos para que recibieran las pruebas. Se debía probar que el vecindario se encontraba muy alejado de la iglesia por lo que ha sus pobladores se les hacía difícil recibir los sacramentos y los servicios municipales. Generalmente se demostraba la ausencia de caminos o puentes o el mal estado de los existentes. Si era aprobada la solicitud exigía a los vecinos que deslindara el territorio del nuevo municipio y construyera ciertas obras municipales que incluían: una iglesia y casa del cura, la Casa del Rey, una carnicería, cercar un área para cementerio y reservar terrenos para la plaza y ejidos. Se esperaba que los vecinos cubrieran la construcción de estas obras mediante derramas. Usualmente algún propietario donaba los terrenos necesarios para la fundación. Una vez satisfechas las exigencias el gobernador autorizaba la fundacion y la creación de una parroquia y designaba un teniente de guerra que era generalmente el mismo capitán poblador. con el propósito de alcanzar la independencia isleña. En la actualidad, la estructura se encuentra en proceso de restauración.

Adaptado por Grupo Editorial EPR
Fuente original: Hoja informativa, Residencia de la Hacienda Lealtad, Municipio de Lares.



Autor: Grupo Editorial EPRL
Publicado: 7 de enero de 2010.

Version: 09102201 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Glosario
Ver Glosario
Enlaces Externos
Cronología del Grito de Lares 1868
La FPH no se hace responsable por el contenido de enlaces externos.