Artes / La plena
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Baile de plena
La plenaplena: canto y baile popular puertorriqueño de ritmo afroantillano que se canta acompañado de tres pleneras o panderos principalmente. es un tipo de música folklórica puertorriqueña. Se caracteriza por su sencillez musical y la repetición de sus frases, especialmente los coros. Sus letras suelen ser un comentario cantado sobre asuntos cotidianos. Entre otros ejemplos de esto, se pueden citar algunas de las más populares y cantadas en festividades: Temporal, la que anuncia la llegada de un ciclón y comenta las angustias del fenómeno; Cortaron a Elena, la que comenta la agresión a una mujer; El obispo de Ponce, canta la llegada y la descripción física de un obispo venido de Roma; y en un tono distinto, Santa María, un ruego a la Virgen. Tradicionalmente, el tono en que se cantan sus temas va desde lo jocoso a lo noticioso. La plena se identifica mayormente con los barrios y zonas costeras de la Isla.

Los instrumentos principales de la plena son los panderos. Estos toman su forma de dos aros superpuestos cubiertos en uno de sus lados por piel. Las interpretaciones tienen lugar mayormente con estos instrumentos de percusión, aunque con frecuencia se incorporan a éstasé: el güiro, la guitarra, las maracas, la trompeta, el trombón y las congas.

Las plenas son canciones de una sola unidad que se desarrollan en ocho compases a ritmo de dos por cuatro. Se distinguen por la participación de un solista que se conoce como el inspirador, además de un coro. Por lo general, el inspirador comienza con un estribillo y el coro le responde repitiéndolo. El inspirador tiene la libertad de variar la letra y la melodía, no así el coro. Comúnmente, la plena se baila en pareja.

El origen de la plena siempre ha sido un tema controversial. Muchas personas sostienen que la plena se originó a principios del siglo XX en Ponce, ciudad ubicada en la costa sur de la Isla. Sin embargo, algunos estudiosos, como Francisco López Cruz, señalan que en el siglo XIX ya se cantaban en el área de Bayamón y Naranjito varios temas popularmente conocidos que, aunque no se les conocía como plenas, auténticamente lo eran.

Para la misma época se cultivó un ritmo semejante en la República Dominicana, donde se cantaban versos octosílabos que la folclorista dominicana Flérida Nolasco llamó Cantos de Plenas. Otros ritmos parecidos son el merenguemerengue: 1. Segunda parte de la danza, que es bailable. 2. Baile popular popularizado en la Repýblica Dominicana. dominicano, el porro de Colombia, el corrido mejicano y el calipso de Trinidad.

Las primeras explicaciones sobre el origen de la plena comienzan a surgir durante la década de 1930. Una de las teorías dice que la plena se bailaba bajo la luz de la luna llena o plena, y, con el paso del tiempo, la música y el baile adoptaron el vocablo plena. Otra teoría plantea que en Ponce, alguien poseído en el frenesí de este baile, exclamó: ¡plena!, dando paso a que en adelante se le siguiera llamando así. Una tercera teoría identifica a un matrimonio proveniente de Barbados, Catherine George y John Clark, que a principios del siglo XX cantaban por las calles de Ponce acompañándose con una guitarra y un pandero. El señor Clark le decía a su esposa “play Anna”, y los puertorriqueños, al escucharlos, tergiversaron la frase hasta convertirla en plena.

No cabe duda que de Ponce sí surgieron muchas plenas populares. Se compusieron anónimamente para luego darse a conocer en el resto de la Isla. Fue en Ponce donde primero se popularizó y fue puliéndose como género musical y como baile.

Lo que sí se sabe de los orígenes de la plena es que sus raíces son africanas. El etnomusicólogo Emanuel Dufrasne González plantea que es una mezcla de elementos musicales provenientes de las Antillas Menores como la bombabomba: Música y baile respectivo de origen africano traído por los esclavos a América que se interpreta con tambores, de los cuales uno también es llamado bomba. Se toca mayormente con dos tambores: uno de ellos lleva el ritmo base y el otro entabla una comunicación armoniosa con el bailador o bailadora. El percusionista de este último tambor interpreta los movimientos de falda y giros corporales (en el caso de las mujeres) y el zapateo y movimientos del sombrero (en el caso de los hombres) como claves para improvisar su música. En ocasiones, puede haber un cantante que interpreta un estribillo. puertorriqueña, baile en el que se utilizan dos tambores llamados bomba.
Algunas plenas populares son: Los muchachos de Cataño, Tanta vanidad, Cuando las mujeres, Elena toma bombón, Tintorera del mar y El diablo colorao.

Adaptado por Grupo Editorial EPR
Fuente original: Francisco Marrero Ocasio, Los instrumentos de cuerda en Puerto Rico, 2003. CD Vuelvo a mi Estrella. Taller Musical Retablo.



Autor: Grupo Editorial EPRL
Publicado: 11 de septiembre de 2014.

Version: 08073001 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Glosario
Ver Glosario
Enlaces Internos
Música puertorriqueña y su historia