Historia y Arqueología / Contrabando en Puerto Rico (1626-1789)
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Miguel Enríquez

El contrabando fue el principal modo de vida en Puerto Rico por casi dos siglos. La Isla podía comerciar exclusivamente con España y sólo con los puertos de Sevilla (y luego Cádiz) desde el puerto de San Juan. Era completamente ilegal negociar con países extranjeros o con cualquiera de las otras Antillas, españolas o extranjeras. Sin embargo, para los habitantes de la Isla no existía contradicción alguna entre ser leales a España por un lado y traficar con sus enemigos por otro. Era cuestión de supervivencia y las razones fueron muchas. La proximidad geográfica de Puerto Rico (PR) a las Antillas Menores, el aumento del comercio en esta área y la gran necesidad que tenía de contactos comerciales, dado el aislamiento con España y su deprimida situación económica, explican en gran medida el desarrollo del contrabando en PR.

A principios del siglo XVII, la Isla se encontraba en un estado económico y social pésimo, luego de un siglo de ataques extranjeros que había culminado con el ataque holandés de Balduino Enrico en el 1625. La producción de azúcar había mermado de 250 toneladas a mediados del siglo XVI a sólo 38 a principios del XVII. El país también estaba casi despoblado como resultado de la emigración que comenzó a mediados del siglo XVI.

La situación económica difícil en el país coincidió con un mayor aislamiento de España. Como resultado del sistema de flotas implementado por España a mediados del siglo XVI por razones de seguridad, disminuyó el número de barcos españoles que se detenían en la Isla. Eran constantes las quejas de los colonos por la irregularidad del contacto comercial entre ambos países. Hubo períodos, como el del 1651 al 1662, durante los cuales no pasó barco alguno. La falta de contacto se explica también porque las autoridades españolas veían a Puerto Rico en esa época como un puesto militar de limitado potencial comercial.

Sin embargo, la política mercantilista de España de mantener un monopolio comercial con sus colonias continuó durante la mayor parte del siglo XVII. Mientras España decaía, sus principales rivales, Inglaterra, Francia, Holanda y luego Dinamarca (a finales de siglo XVII) comenzaban a poblar permanentemente las Antillas Menores. Los puntos clave del comercio para los extranjeros en las Antillas fueron Curazao para Holanda, Jamaica para Inglaterra y Martinica para Francia, futuras bases claves para el comercio ilícito. Contrario a la experiencia de España con sus colonias, los otros países de Europa Occidental experimentaron en sus colonias un crecimiento económico, particularmente en la producción de azúcar. A estos nuevos vecinos les interesaba mucho negociar con las colonias hispanas e hicieron varios esfuerzos en el siglo XVII por establecer una relación de comercio legítima con las colonias españolas. Pero España se negó. Al no poder establecer lazos legales de intercambio, estos nuevos vecinos se convirtieron en los principales contactos “ilícitos” para los puertorriqueños, quienes podían vender sus productos agrícolas y cueros a cambio de esclavos, productos manufacturados, comidas y bebidas europeas. En general, los extranjeros ofrecían más y mejor variedad de productos y a mejor precio que los comerciantes legítimos españoles, dado que no se pagaban aranceles.

Esfuerzos por detener el contrabando

Los intentos de España por eliminar el contrabando variaron desde mayores restricciones, hasta medidas ofensivas como los corsarios del siglo XVIII y luego mayores libertades comerciales bajo las reformas borbónicas en ese mismo siglo. En general, el contrabando probó ser imposible de erradicar en la Isla.

Una de las primeras medidas restrictivas tomadas por España fue la veda de la producción de jengibre en 1602, producto que, junto a los cueros, era de los que más estimulaba el tráfico clandestino. Al igual que hicieron con la mayoría de las restricciones españolas, los colonos ignoraron la orden y siguieron sembrando jengibre hasta que las fuerzas de mercado a mediados de ese siglo disminuyeron los precios y la rentabilidad del producto.

Se intentó reducir el contrabando a través del establecimiento de rutas legítimas de abastecimiento. Ejemplo de esta estrategia fue el contrato con los comerciantes genoveses Domingo Grillo y Ambrosio Lomelin para traer esclavos al Nuevo Mundo. Otro ejemplo fue el asiento (contrato) de 1713 a los ingleses que les permitía importar esclavos como resultado de la Paz de Utrecht. Como otras iniciativas a través de dos siglos, las limitadas aperturas de los canales de comercio legítimo nunca pudieron competir con el dinamismo del contrabando y muchas veces se usaban para traer a la Isla mercancía ilícita bajo el manto de los contratos “legales”.

Una de las medidas más creativas de los españoles para acabar con el comercio clandestino fue otorgar patentes de corso, primero a españoles y luego a criollos, a finales del siglo XVII. En teoría, estas licencias de corso permitían interceptar naves que transportaran mercancía de las colonias hispanas, capturar la mercancía para la corona, así como quedarse con parte de las ganancias. En realidad, esta práctica fue una gran oportunidad de lucro para individuos ambiciosos y especialmente para oficiales del gobierno.

El mejor ejemplo de la magnífica oportunidad que fueron para los criollos las patentes de corso es el caso del mulato Miguel Enríquez. A través de sus actividades se convirtió en el hombre más rico y con más poder político de Puerto Rico a principios del siglo XVIII. Irónicamente, la práctica de corso acabó desarrollándose como una manera de controlar, no de eliminar, el contrabando. Prueba de esto es la figura del gobernador Matías de Abadía nombrado en 1731. Mientras atacaba fervientemente la actividad clandestina con los ingleses, a través de los corsarios se lucraba personalmente del comercio ilícito con franceses, holandeses y daneses. La práctica del corso se convirtió en una estrategia contraproducente para España pues, al producir tantos conflictos durante ese siglo, empeoró las relaciones con Inglaterra.












Página: 1, 2,




Version: 06101101 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Glosario
Ver Glosario
Enlaces Internos
Acerca de San Juan
Autonomía municipal I
Distribución geográfica de la población, 1765-1980
Globalización
Postrabajadores
Reforma agraria de 1941